La historia comenzó hace varios meses, cuando un adolescente que había amasado una fortuna de Bitcoins dijo tener la intención de utilizar parte de su dinero en construir un exoesqueleto robótico similar al del famoso villano de Marvel. Afortunadamente, sus intenciones eran buenas.

El adolescente responde al nombre de Erik Finman, quien comenzó a invertir dinero en criptomonedas cuando tenía 12 años. Hizo girar un regalo de 1.000 dólares de su abuela en una billetera con millones de dólares en Bitcoin. Ahora, a la edad de 19 años, es millonario y dice querer hacer del mundo un lugar mejor.

La idea de crear un traje similar al del Dr. Octopus nació de su pasión por la robótica y su encuentro fortuito con Aristou, un niño cuyo padre era amigo de la familia de Finman. Cuando lo conoció, Aristou le contó a Finman que debido a sus problemas de movilidad, su sueño siempre había sido construir un traje como el de Octopus. Dicho y hecho. Según ha contado el adolescente millonario:

Aristou, que tiene tan solo 10 años, sufre problemas de hipermovilidad. El traje, que fue construido a su medida, es una especie de mitad cosplay, mitad prototipo protésico inicial. De hecho, aún no está listo como para ser declarado como dispositivo médico, pero Finman está considerando la idea de un mayor desarrollo e inversión:

Sea como fuere, este joven millonario parece haber elegido la mejor forma de invertir parte de su fortuna, en educación y en propuestas tan alucinantes como la creación de esta pequeña joya en forma de traje para el pequeño Aristou.