octubre 1, 2018

Qtrobot: el robots amigo de los niños con autismo

Las personas al interactuar usan diversas señales sociales como expresiones faciales, tonalidad de la voz y movimiento del cuerpo. Pero existen niños con autismo que presentan dificultades para aprender estas habilidades, a lo que conlleva a que el niño se sienta abrumado y no logre socializar, incluso tampoco consigue interacción con los terapeutas que les brindan tratamiento.

Para este inconveniente un grupo de investigadores diseñaron un robot que sirve para simplificar todas estas interacciones para que los niños que padecen esta enfermedad logren entender y captar mejor estas señales.

A primera vista, aprender la interacción humana entregada por un robot puede parecer contradictorio. Sin embargo, un conjunto de grupos está estudiando esta tecnología en un esfuerzo por averiguar cuán efectivos son estos robots para ayudar a los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), como se le denomina a la enfermedad.

LuxAI compañía creadora del robot, surgida de la Universidad de Luxemburgo, comentó mediante un comunicado de prensa que su Qtrobot, como se le denominó a este dispositivo, puede en realidad aumentar la disposición de estos niños a interactuar con terapeutas humanos y disminuir la incomodidad durante las sesiones de la terapia.

Pruebas desarrolladas

En el estudio que se presentará a finales de este mes, participaron 15 niños que están entre los 4 y los 14 años, los cuales fueron divididos en dos interacciones: una con QTrobot y otra con una persona sola. Los niños dirigieron su mirada hacia el robot aproximadamente dos veces más larga, en promedio, en comparación con su mirada hacia el ser humano.

Según comentarios dados por el grupo que dirigió la experimentación “el robot tiene la capacidad de crear una interacción triangular entre el terapeuta humano, el robot y el niño. Inmediatamente los pequeños comienzan a interactuar con el educador o terapeuta para hacer preguntas sobre el robot o dar retroalimentación sobre su comportamiento”.

Un largo periodo de investigación

La terapia basada en robots para el autismo se ha estudiado durante más de una década. Por ejemplo, los científicos concibieron por primera vez el robot social KASPAR a finales de la década de 1990. Actualmente está siendo desarrollado por científicos de la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido. Y hay por lo menos otros dos robots comerciales para el autismo: Milo de Robokind y NAO de Softbank Robotics.

Gracias a esta investigacion que lleva décadas se ha logrado un buen producto con el QTrobot. LuxAI comenzó a construirlo en 2016, terminó un prototipo final a mediados de 2017 y este mismo año comenzó las pruebas en varios centros de Luxemburgo, Francia, Bélgica y Alemania.

Investigadores de la Universidad de Luxemburgo que trabajan con QTrobot  presentaron sus resultados el 28 de agosto en RO-MAN 2018, el simposio internacional del IEEE sobre comunicación interactiva humana y robótica, celebrado en Nanjing, China.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.