junio 29, 2018

    UN ORDENADOR EN 0,3 mm: EL NUEVO RECORD EN TAMAÑO

    UN ORDENADOR EN 0,3 mm: EL NUEVO RECORD EN TAMAÑO

    En la Universidad de Michigan han fabricado un ordenador diminuto, de solo 0,3 milímetros de tamaño. Ya es oficialmente el más pequeño del mundo.

    La miniaturización de la tecnología llega hasta su mayor extremo con el nuevo ordenador diminuto que han creado en la Universidad de Michigan. Un equipo de científicos de este centro ha reducido a límites insospechados la computación. En este caso, se trata de una pieza capaz de llevar a cabo recepción de información y operaciones de cálculo con solo 0,3 milímetros de tamaño por cada lado. (En la imagen aparece al lado de un grano de arroz).

    No hace mucho que en IBM anunciaron el nuevo ordenador más pequeño del mundo. Tenía el mismo tamaño que un grano de sal gorda. Entre sus posibilidades estaba el servir para usos de Internet de las cosas, como seguimiento de objetos o detección de fallos. En el caso del ordenador diminuto de Universidad de Michigan, las aplicaciones pretenden ser más bien médicas o de estudio médico.

    Al ser un ordenador mucho más pequeño, en torno a una décima parte del de IBM, se puede introducir en el cuerpo humano para hacer mediciones. Es compatible con el entorno biológico del cuerpo y con los tejidos. Por este motivo, los investigadores han pensado en emplearlo para el estudio de tumores, para medir su temperatura.

    El pequeño equipo puede detectar la temperatura del entorno. Datos que es posible enviar mediante un receptor inalámbrico. De esta manera se podría controlar la temperatura de un tumor a lo largo de su evolución. Sobre este extremo existen estudios que apuntan a que estos tejidos se mantienen más calientes que los convencionales. Pero se necesita una confirmación que aún no se ha producido.

    El dispositivo cuenta con memoria RAM, procesadores y transmisores y receptores inalámbricos. Aunque la recepción y emisión de los datos no se produce con una antena de radio, más voluminosa, sino mediante luz del espectro visible. Una estación base proporciona luz para dar potencia y programación y, a la vez, recibe la información.

    El concepto de ordenador se difumina

    A medida que los ordenadores reducen su tamaño, el concepto de equipo informático se vuelve difuso. Sistemas como el mencionado de IBM y este de la Universidad de Michigan no retienen la programación y la información una vez dejan de recibir energía.

    Si a cualquier ordenador de sobremesa, portátil o dispositivo móvil lo desconectas de la red y lo dejas sin energía, una vez encendido de nuevo habrá retenido la programación con la que se había apagado y sus datos. Pero estos ordenadores ultrapequeños no lo hacen. Y no todos los expertos están de acuerdo en llamarlos así.

    Evidentemente estos dispositivos no tienen nada que ver con una Raspberry Pi o cualquiera de sus alternativas. Los miniordenadores entran dentro de otra categoría. La miniaturización tiene sus pasos.

    Leave your comment

    Please enter your name.
    Please enter comment.